La poda de setos y arbustos

PodaLa poda de setos y arbustos es una de las tareas más destacadas a finales del invierno. Jardinería Casa Alta tiene años de experiencia en la poda de todo tipo de plantas, por lo que puede confiar en nosotros para el mantenimiento artístico o sanitario de sus setos.

En general, podemos distinguir dos tipos principales de setos que van a ser podados de manera diferente:

  • Setos formales: Son los más frecuentes y se caracterizan por su forma geométrica. Pueden usarse como barreras para delimitar espacios o como elementos decorativos. Es necesario recortarlos a menudo para mantener su forma. Algunas de las plantas más utilizadas son las Arizónicas,  Macrocarpa, Boj, Tejo o Aligustre.
  • Setos informales: Se dejan crecer más libres y llegan a florecer. Necesitan poca poda, bastando un recorte al año. Podemos encontrar setos de Adelfa, setos defensivos de espinas (Espinos, Acacia espinosa o Acacia karroo, Berberis y otros) y setos con flores (Rosal, Espírea, Camelia, Hibisco y muchos más). Este tipo de setos poseen un menor mantenimiento y se obtienen bellas floraciones,  pero no tenemos la posibilidad de darles la forma deseada.

Arbusto sin podarARBUSTO sin PODar

La poda de setos formales

Durante la primera etapa, desde que se planta el seto y hasta que alcanza la altura deseada se deja que crezca libre, sin poda ninguna, para que vaya tomando altura y espesor. Sólo si algunos brotes sobresalen lateralmente en exceso, se cortan. En caso de que deseemos que el seto sea mayor de 1,5 metros de altura se debe descabezar cuando llegue al metro y medio, es decir, cortar la puntas superiores para “frenarlo” y que ramifique más por dentro y se haga más denso. Ésto retrasa alcanzar la altura deseada, pero se forma mejor el seto y queda más tupido por abajo. Sin embargo, los setos de coníferas como el Ciprés, Tuya, Leylandi no se descabezan hasta que alcancen la altura elegida del seto, sea cual sea esta altura.

A partir de ahí comienza la segunda etapa de desarrollo del seto. El mantenimiento de un seto formal precisa al menos 2 recortes al año. El primero se le debe dar en pleno crecimiento de primavera (abril-mayo), ya que un recorte en éste momento provoca un parón muy fuerte en el crecimiento de la planta; es un golpe duro en el momento de máxima actividad de la planta. El segundo recorte se le da al final del verano, hacia septiembre, para controlar el rebrote del otoño. Estos dos recortes son adecuado para un clima de tipo Continental. Pero en climas más suaves, de tipo Mediterráneo, serán necesarios 3 o incluso 4 ó 5 para mantener el seto perfectamente perfilado. Un primer recorte a final de febrero o primeros de marzo, el segundo a mediados de mayo, el tercero en julio, o si el fuerte calor del verano está provocando que no crezca mucho, se retrasa este tercer corte a final de agosto y finalmente el cuarto se daría a finales de octubre. Estas podas múltiples son beneficiosas para la planta tanto por estética, ya que el seto se mantiene muy regular, y por salud pues evita que vaya ensanchando poco a poco y envejezca antes de tiempo.

Arbusto podadoArbusto podado

Poda de renovación

Si el mantenimiento de un seto es deficiente por no haber sido llevado a cabo por un profesional cualificado puede envejecer, quedando despoblado su interior, perdiendo la forma o creciendo demasiado en altura o anchura. Sin embargo, todavía puede llevarse a cabo su renovación mediante las llamadas podas de renovación. La renovación se basa en dar podas fuertes, bastante drásticas, para que las plantas rebroten con fuerza y se regeneren. Hay especies que brotan con mayor o menor vigor, pero en cualquier caso la época idónea para llevar a cabo este tratamiento es el invierno, con la planta en reposo.

Algunos arbustos rebrotan bien, como el aligustre o el epónimo, y la renovación es fácil. Se hace rebajando todas las ramas casi hasta el tronco. El seto quedará despoblado unos meses, pero es necesario para al regeneración de la planta y brotará con mayor vigor. Otros arbustos, como el Boj, tienen una recuperación más problemática y la renovación se debe hacer en varios años (tres o más). El primer año se recorta la parte alta, el segundo un lateral y al tercero el otro. La renovación en el caso de setos de coníferas de macrocarpa, ciprés, tuya o tejo es muy problemática, puesto que rebrotan muy poco. Habría que valorar la posibilidad de arrancar y plantar un seto nuevo.

Si tiene alguna duda sobre éste tema o desea que llevemos a cabo la poda de sus plantas no dude en consultar con nosotros.